Humedades por condensación y cómo evitarlas

La condensación en el interior de nuestras casas ocurre cuando el aire, que contiene vapor de agua, entra en contacto con un cuerpo más frío creando gotas que se acumulan y forman humedades por condensación. Este problema se detecta fácilmente observando los espejos y cristales de ventanas: si tienen gotas o se empañan continuamente, es posible que aparezca este tipo de contratiempo.

A la larga, estas humedades crearán manchas y moho en las paredes y techos de tu hogar. Además, pueden poner en riesgo la estructura y salubridad del propio edificio. Por este motivo, es vital atajar el problema de raíz en cuanto se detecta.

Revisa la estructura, ventilación y calefacción de la estancia

En cuanto apercibimos que se están formando humedades por condensación, no hay que demorarse en acudir a una empresa especializada. En CACHER ASISTENCIAS, en estos casos lo primero que hacemos es revisar la estructura, ventilación y calefacción de la vivienda o local.

La estructura puede estar dañada y no estar aislando bien el edificio de las lluvias y otras inclemencias meteorológicas. En este caso, será necesaria una intervención por parte de nuestros albañiles para, con una pequeña obra o reforma, garantizar un total aislamiento y reparar cualquier desperfecto.

Asimismo, será necesario revisar si las ventanas están asilando la estancia correctamente. En caso de que no sea así, habrá que proceder a reemplazarlas, algo que puedes confiar a nuestro departamento de carpintería metálica.

Por último, preocuparse por la correcta ventilación y uso de la calefacción en el edificio puede también ayudarnos a prevenir que el problema se repita en un futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *