Cuándo y cómo pintar la piscina

Tras un extensivo uso durante la temporada de baño, y especialmente si no hemos realizado mucho mantenimiento de nuestra piscina en meses, es posible que ésta necesite una nueva capa de pintura para seguir luciendo como nueva. Si te has preguntado cuándo y cómo pintar la piscina, a continuación te hacemos llegar una serie de recomendaciones.

Hay que decir decir que antes de ponerse manos a la obra hay que preparar la piscina. Habrá que vaciarla, quitar los restos de la pintura anterior con un cepillo de acero, agua y lejía. Conviene también depurar cualquier imperfecto en la superficie para que la nueva pintura se fije mejor.

En el caso de una piscina nueva, hay que lavarla con una solución de agua y ácido clorhídrico, para después enjuagarla y dejarla secar antes de aplicar la pintura.

Evita el viento y la humedad

El viento arrastra impurezas hacia la superficie pintada, afectando al resultado final. Lo mismo ocurre con la humedad, que empeora la capacidad de adherencia del material. Por ello, hay que evitar a toda costa los días lluviosos o muy húmedos.

Un sol intenso tampoco es lo ideal, pero sí lo son los días algo más secos. Así pues, el otoño brinda una oportunidad perfecta para lanzarse a renovar la imagen de la piscina. Para ello puedes confiar en CACHER ASISTENCIAS. Nuestros especialistas te darán un presupuesto ajustado a lo que necesites.