Problemas con el agua de la piscina

Una de las consultas referentes a fontanería que solemos recibir en CACHER ASISTENCIAS es la relativa al agua de la piscina. Más aún en esta época, cuando solemos olvidarnos de ella. Pero es que al fin y al cabo, no deja de ser una bañera de grandes dimensiones.

Color del agua: algas

Una de las preocupaciones habituales es la relativa al color del agua. Es común que aparezcan tonalidades verduzcas, marrones o negras en el agua, generalmente causadas por las algas. Son un inconveniente común que debemos solucionar.

Aunque es cierto que existen más de una veintena de especies diferentes, las que generalmente encontramos en la piscina son casi siempre las mismas, lo que permite usar tratamientos estándar muy eficaces.

Agua turbia: pH desajustado o suciedad

El agua de la piscina se vuelve turbia debido a que hay partículas en el agua pero son demasiado pequeñas para quedar atrapadas en los sistemas de filtración. La causa más frecuentes de que el agua este turbia, además de las algas, es un desajuste en el pH de la piscina.

En estos casos, se realiza un tratamiento con floculante, se esperan unas horas hasta que las partículas queden en el fondo de la piscina y se utiliza el limpiafondos.