Humedades por condensación y cómo evitarlas

La condensación en el interior de nuestras casas ocurre cuando el aire, que contiene vapor de agua, entra en contacto con un cuerpo más frío creando gotas que se acumulan y forman humedades por condensación. Este problema se detecta fácilmente observando los espejos y cristales de ventanas: si tienen gotas o se empañan continuamente, es posible que aparezca este tipo de contratiempo.

A la larga, estas humedades crearán manchas y moho en las paredes y techos de tu hogar. Además, pueden poner en riesgo la estructura y salubridad del propio edificio. Por este motivo, es vital atajar el problema de raíz en cuanto se detecta.

Revisa la estructura, ventilación y calefacción de la estancia

En cuanto apercibimos que se están formando humedades por condensación, no hay que demorarse en acudir a una empresa especializada. En CACHER ASISTENCIAS, en estos casos lo primero que hacemos es revisar la estructura, ventilación y calefacción de la vivienda o local.

La estructura puede estar dañada y no estar aislando bien el edificio de las lluvias y otras inclemencias meteorológicas. En este caso, será necesaria una intervención por parte de nuestros albañiles para, con una pequeña obra o reforma, garantizar un total aislamiento y reparar cualquier desperfecto.

Asimismo, será necesario revisar si las ventanas están asilando la estancia correctamente. En caso de que no sea así, habrá que proceder a reemplazarlas, algo que puedes confiar a nuestro departamento de carpintería metálica.

Por último, preocuparse por la correcta ventilación y uso de la calefacción en el edificio puede también ayudarnos a prevenir que el problema se repita en un futuro.

Reforma integral: lo que hay que saber antes de empezar

Una reforma integral supone cierto esfuerzo, tanto económico como de paciencia. Antes de empezar con ella es necesaria cierta preparación, y entender los plazos y las consecuencias que tiene.

En función del espacio y las características de una vivienda o local específico, hay que entender que puede conllevar una espera durante la cual no podemos hacer pleno uso del espacio como nos gustaría. La reforma va evolucionando a medida que se va realizando y depende en gran medida de la empresa y mano de obra contratada, de los materiales, etc.

Pautas para lanzarse con la reforma integral

En primer lugar debes hacer una ponderación de las necesidades que deseas cubrir. De esta manera la empresa de reformas podrá darte un presupuesto preciso. También evitará sorpresas con el resultado.

Una vez hecho este paso previo, puede ser necesario solicitar un permiso para realizar la obra. Será tu ayuntamiento quien deba otorgarlo. Éste es el momento de buscar la ayuda de profesionales. Detalla las necesidades de la obra, y ellos te ofrecerán, además del presupuesto, información sobre si es necesario o no el permiso, y en caso de que lo sea, cómo realizar el trámite.

Una vez comiencen las obras, mantén la paciencia ya que dependiendo del calibre de la reforma, ésta puede llevar cierto tiempo. ¡La espera merecerá la pena!