Termos eléctricos: por qué son superiores a los de gas

Antes de realizar una elección, es casi obligado conocer todas las ventajas que aportan los termos eléctricos frente a los convencionales de gas. En las próximas líneas desgranamos algunos de los puntos clave.

En primer lugar, hay que decir que, como es lógico, no necesitan de ninguna instalación de gas. Algo importante y que nos hace ganar en tranquilidad y seguridad, ya que las instalaciones de gas siempre tienen ahí ese componente de riesgo.

Asimismo, funcionan con cualquier caudal, evitando problemas de presión, además de evitar el derroche de agua fría habitual mientras se espera a que la instalación de gas caliente el agua. Y es que el agua tiene una temperatura constante en todo termo eléctrico. Regular la temperatura en los grifos se convierte, así, en algo sencillo.

Termos eléctricos, sin restricciones de ubicación

Junto a ello, ofrecen una mayor adaptabilidad a los espacios. No requieren de unas estrictas regulaciones en cuanto a la seguridad, lo que nos permite ubicarlos en cualquier lugar de la casa.

Como se puede observar, hay muchas razones por las que decantarse por un termo eléctrico frente a los calentadores de gas. ¡Da el paso con CACHER ASISTENCIAS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *